5 de set. 2006

EL TERCER CONVALENCIENTE o Conversación en torno a la vida, muerte y renacer de una Expectativa

Els Amics de Romagnoli han tingut l'amabilitat de sol·licitar-me una col.laboració. La penjo aquí per qui pugui estar interessat/da en llegir-la. A continuació reprodueixo la introducció per anar fent boca.
--------------------------------

EL TERCER CONVALENCIENTE o Conversación en torno a la vida, muerte y renacer de una Expectativa

Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I, en acabat, que cadascú es vesteixi

com bonament li plagui

De bades fugim del focsi el foc ens justifica

Miquel Martí i Pol



La ilustre cofradía de los Amigos de Romagnoli me invita a incorporar mi voz a su debate en torno al artículo El renacimiento de una palabra del profesor de Bolonia. Acepto la invitación con la condición de que se me permita buscar auxilios, y opto por establecer un enlace entre dicho debate y otra conversación respecto a la incidencia de los cambios del trabajo en la conformación de la identidad de las nuevas generaciones de trabajadores. Conversación que venimos sosteniendo desde hace cosa de tres años entre algunas personas vinculadas en mayor o menor medida a los espacios de juventud de CCOO. Facilita esta tarea el hecho de que Juan Blanco, sociólogo y sindicalista inquieto, haya cedido a la presión ejercida por sus contertulios y puesto por escrito algunas de sus aportaciones al debate, escrito inédito del que amablemente ha autorizado el uso(1).

El cuarto hermano Marx, el quinto Beatle y el tercer convaleciente. Plan del escrito

La reflexión de Romagnoli arranca de la constatación de que la palabra “sindicato” está enferma de una polisemia aguda que ha acabado por degenerar en asemia. Como también ha pasado, nos dice el autor, con su compañera la palabra “huelga”. Pero del texto de Romagnoli es fácil deducir que, como no podría ser de otra forma, el dúo convaleciente es en realidad trío, puesto que del mismo mal padece el término “trabajador”. Aquel sindicato de significación más clara que sirvió para que “los hombres de mono azul y de las manos encallecidas” accedieran al status de ciudadanía, no consigue cumplir hoy esta misma función respecto “el pueblo de los hombres y mujeres con vestidos estampados de variados colores”. Y es que el dúo categórico trabajador-ciudadano no pasa hoy por sus mejores momentos, y cada uno de sus componentes ha sido descuartizado hasta el punto de resultar irreconocible.

Estos nuevos escenarios afectan al conjunto de trabajadores, si bien sus efectos resultan especialmente intensos entre aquellos que han accedido al mundo laboral después de que éste haya experimentado importantes cambios en todos los ámbitos. Con lo cual vuelve como un manido flash back la pregunta que toda generación se plantea una vez alcanzada una cierta edad: ¿qué les pasa a los jóvenes de hoy? De las respuestas que demos a esta pregunta dependerá la terapia a aplicar para conseguir que la palabra sindicato nazca por segunda(?) vez con un sentido recobrado.

1 comentari:

Noël ha dit...

hhhmmm que no trobo el fitxer en el link... o això no furrula, o tens el vincle trencat... ja em diràs quelcom.
Salut!