21 de set. 2006

Mileuristes

Com ja hem parlat en alguna ocasió, les noves generacions de treballadors patim una problemàtica específica: la manca d'elements que ens facin mirar el futur amb confiança. La percepció de que la precarietat laboral o la impossibilitat d'accedir a l'habitatge, no és un problema temporal d'un moment concret de les nostres vides, sinó que correm el risc que ens acompanyi en el futur ens trasbalsa. En aquest context, els estrats socials "privilegiats" poden tenir (de fet tenen) latemptació de tallar ponts amb la resta, de desprendre-sen per a que no els hi suposin un llast. Alliberar-nos de qui ho té pitjor per poder aprofitar millor les nostres avantatges comparatives en una estratègia individual/corporativa d'ascensió social. Res de nou, simplement liberalisme en estat pur.

I ara, a més, comptem amb una etiqueta que ens permet de fer-ho presentant-nos no com a insolidaris, sinó com a víctimes: ELS MILEURISTES. Formalment, els mileuristes són aquelles persones que cobren salaris de fins a 1000 euros mensuals. Però, de fet, tots sabem que no és això. Realment estem parlant de persones amb alts nivells d'estudis, de famílies amb capacitat adquisitiva mitja-alta, amb espectatives de cobrir llocs de treball altament qualificats que cobren salaris que no s'adiuen amb aquestes espectatives. Quan parlem de mileurista, no estem parlant de la persona que treballa en feines manuals, o en l'hosteleria, amb una FP o una titulació bàsica. Ni les treballadores domèstiques o els que carreguen capses al Mercabarna. Aquests sempre han cobrat menys i ningú no s'escandalitza.

Acceptar la substitució del terme treballador/a pel de mileurista, suposa assumir un discurs de descomposició dels treballadors, que justifica l'assumpció d'estratègies corporatives i insolidàries, així com unes polítiques basades en dedicar més recursos a qui menys els necessita. Suposa, en definitiva, l'abandonament de la millor estratègia per a millorar totes i tots: la solidaritat de classe.

Esperem per part dels agents socials i polítics de l'esquerra que no contribueixin a incorporar el corporativisme en la correcció política

9 comentaris:

Anònim ha dit...

Ojalá toda la gente que trabaja en la limpieza, hostelería, cargando maletas en el aeropuerto, etc. lleguen a ser mileuristas

Esther campano

anarresti ha dit...

Sí però...

... aquesta desitjable unitat de classe només serà possible si l'actual "segment obrer madur" (comparativament blindat i hegemònic en els sindicats i partits d'esquerres) assumeix com a prioritat la qualitat en l'ocupació dels joves (estabilitat contractual i horària, sous dignes, feines de qualificació equivalent a la formació rebuda...)

I tots sabem que això no sempre és així (dobles escales salarials "de facto", cobertura de llocs de treball estructurals via ETT, recurs als joves per cobrir en exclusiva les necessitats de flexibilitat horaria de l'empresa, aprenengatges inacabables, contractes amb categories laborals per sota de la qualificació de la feina realment realitzada, etc.)

I tots sabem que entre les prioritats reals de negociació sindical aquestes demandes sovint queden en segon terme davant de reivindicacions (també molt legítimes) del segment generacional hegemònic al sindicat (típicament salarials)

O sigui: unitat generacional anticapitalista sí, però que això no ens porti a legitimar cap adultocràcia. Tampoc a casa.

He dicho!
;-)

Jóvenes FCT ha dit...

Pues a mí no me acaba de quedar claro...mileuristas mileuristas...yo creo que tampoco los jóvenes llegan a los mil euros, estén o no cualificados. Tampoco creo que se trate de una descomposición de la clase obrera, cuando se acuña el término mileurista. Nos llaman así a los jóvenes de esta generación que nos ha tocado vivir en la época de los euros, como a los que llamaron en su día "generación X"...Creo que el término mileurista es una cuestión de moda que tiende a meternos a todos en el mismo saco.
Evidentemente porque no se cumplen las espectativas laborales de los jóvenes sobrecualificados. Porque el cuento que nos contaron era otro. Pero es ya un punto de partida el que se hable de estos "mileuristas" porque eso significa, o debería significar, la implicación por parte de las generaciones "absolutistas" en los asuntos que tanto prometen(y por supuesto no hablo de mi madre que es asistente de ayuda a domicilio y pluriempleada en la limpieza de hogares, oficinas y escaleras y cuya nómina, ni con trienios, llega a los mil euros),sino de aquella indefinida "aristocracia obrera", heredera todavía de un sistema económico monopolista, y que vive acomodaticiamente.
Si hablaramos de inversión en la educación permanente, en la credibilidad e inserción de los jóvenes en las estructuras macro y microeconómicas, en la solución al problema de la vivienda con alquileres más equitativos, en una respuesta política que fuera más allá de las palabras, en una implicación por parte de los sindicalistas hegemónicos de inclusiones de discriminación positiva con respecto a los jóvenes en la firma de convenios colectivos...entonces...otro gallo nos cantaría.

Fabrizio del Dongo ha dit...

A mí es que con la acuñación del término "mileuristas" siempre me ha sobrevenido una duda: ¿servirá como incentivo al empresariado para que no se les caiga la cara de vergüenza de pagar 600 euros a tantos y tantos jóvenes por realizar trabajos que, sin duda, merecerían ser mejor pagados? Me da a mí que no pero ojalá el término "mileurista" llegase a ser como una especie de SMI ético el cuál sirviese para subir los tan tristes salarios de los jóvenes (y no tan jóvenes) de nuestro país.

Escola Pérez Sala ha dit...

Les classes socials canvien morfològicament i mantenen el seu antagonisme dins del quadre capitalista. Es feina de les esquerres objectiva la cosa, promoure aliances socials, respondre politicament i no deixa la porta tancada a la revolta del tot necessària. L'estratificació de la classe obrera hauria de mobilitzat idees i forces per un nou antagonisme a gran escala. Qui diu que no hi ha classes? encara n'hi ha més, subalternes, estratificades i desestructurades. El sudest asiàtic reprodueix de manera contemporània el que denunciava Engels a "la situació de la classe obrera a Anglaterra" a meitats del segle XIX.

Per cert, som esquerra roja, que també "verdeja", però el roig és el cromatisme de la lluita social, i vé de lluny. crec que ICV pot fer una innovadora aportació a l'esquerra verda propugnant la sintesi roig-verd i no escorant-se en el verd estricte. Darrera cada color hi ha projectes. No és una moda ni una exposició cromàtica. Salut!

Jóvenes FCT ha dit...

No, sí que lo de los colores que identificamos con las ideologías por supuesto que no me parece que sean una moda, y por supuesto que el rojo siempre ha sido el cromatismo de la lucha social compañero. Pero aquí hablábamos del término "mileurista", que como muy bien precisa Frabrizio del Dongo, ojalá ese fuera el mínimo de tantos y tantos miles de jóvenes (y no tan jóvenes como él mismo apunta) de nuestros respectivos lugares de origen...El discurso es más de profundo aún: estamos hablando de que con la falsa utilización del "mileurismo" se está aceptando como natural una situación que en sí misma atenta contra los derechos de unos trabajajadores que tanto y tanto han luchado por obtener unos mínimos ya no deseables, sino aceptables (y precisamente porque en nuestra sociedad la Primera Revolución Industrial fue supuestamente superada y ahora estamos en medio de la llamada Revolución Cibernética). Y ahí, el sindicalimso tiene un papel importantísimo, porque se supone que el sindicalismo en últimos términos siempre ha tenido que ver con la erradicación de la pobreza, porque según la IT, de 1390 millones de trabajadores, casi el 60 por ciento está rozando el umbral de la pobreza. En la UE hay 72 millones de personas que corren el riesgo de estar en la pobreza y que el 25 por cierto de los jóvenes de 16 a 24 años (de toda europa) muestran mayor vulnerabilidad y te podría decir que casi un 25 pro ciento de ellos viven por debajo del nivel de pobreza. Pero claro, nos tildamos de machacar a los jóvenes porque se supone que se desvinculan de cualquier tipo de ideología política (porque la sociedad globalizada tiende hacia el individualismo) y permitídme que me hierva la sangre al saber que casi la totalidad de los trabajadores jóvenes en especial (que se lo digan a los falsos becarios), y un colectivo determinado de gente "adulta" vive con unos sueldos miserables, independientemente de su cualificación. Y entonces me escuece, y mucho, que queréis que os diga, estar escuchando hablar de lucha obrera y de sindicalismo a los que no viven nada, pero nada mal, y encima se jactan de ser insolidarios. A eso me refería con determinadas empresas monopolios, en las que los propios trabajadores (hablamos de trabajos no cualificados), son completamente INSOLIDARIOS con el resto y te contestan que A ELLOS TAMBIÉN LES TOCO PASAR POR LO MISMO. Que me perdonen algunos si les ofendo, pero a nuestra generación no nos va a tocar pasar lo mismo, porque los SUELDOS NO SUBEN, porque uno no entra ya de limpiabotas y acaba de gerente en una empresa (atrás quedó la relación individual empresario-trabajador), porque si no luchamos por lo que es nuestro, en medio de este mundo globalizado, aplicando políticas realmente efectivas, yendo más allá de nuestras fronteras, entonces, acabaremos por caer en la demagogía y todo nuestro esfuerzo habrá sido inútil. Buen finde.

Ramon Armengol ha dit...

Guau Fatima, en vez de un comentario eso ha sido un post. Totalmente deacuerdo contigo.

andres querol ha dit...

En primer lloc, amic Anarres saps que estem totalment d'acord amb això. Un matís però, certament no sempre però crec que objectivament el sindicalisme de classe català i espanyol (i més concretament les CCOO) es caracteritza per prioritzar en les seves estratègies aquells que estan pitjor (en aquesta clau cal llegir els Acords estatals de Negociació Col·lectiva, o l'Acord Interprofessional de Catalunya, o el darrer Acord laboral estatal, o l'Acord Estratègic de l'Economia Catalana, o el Pacte Nacional de l'Educació... per no recordar per enèssima vegada que les vagues generals que s'han viscut en aquest país eren vagues de solidaritat especialment amb les noves i futures generacions de treballadors). Certament tots els punts foscos que apuntes són ben reals, però crec que no es poden elevar a categoria general.

D'altra banda, el rerafons del concepte "mileurisme" no és el de la confrontació de treballadors de generacions diferents (com apunten la majoria de comentaris), sinó el conflicte d'interessos entre treballadors d'una mateixa generació, conflicte en el qual els mileuristes conformen la part "privilegiada".

Y en definitiva, queridídima Fátima, la función de la identidad "mileurista" es la de substituir (que no complementar) la identidad "trabajador" para aquellos que piensan que por su cuenta les irá mejor que siguiendo vinculados al resto. A pesar de que, como nos muestra la historia una y otra vez, esta estrategia es siempre un error incluso para los que supuestamente piensan beneficiarse de ella.

Jóvenes FCT ha dit...

Querido Andrés: me imagino que lo habrás leído pero te paso estos enlaces:
http://www.elpais.es/articulo/elpdompor/20051023elpdmgpor_1/Tes/
o también www.mileuristas.es

Y lo de substituir la identidad "trabajador" por otra más moderna (si quieres que se adecue más para aquello que supuestamente les prepararon) por supuesto que todos lo teníamos claro. Quizás tendríamos que hacernos una reflexión con respecto a la por qué son precisamente los jóvenes (insisto en el influjo de los mass media) los que se autodenominan así, por moda o por lo que tú quieras, pero está claro que algo no funciona en nuestras instituciones cuando, a pesar de realizar un buen trabajo, existe una desvinculación total de las organizaciones sindicales...