17 de gen. 2007

el bloc del jefe

Dins d'una estratègia de CCOO de Catalunya de socialitzar el malestar, ha passat el que era inevitable: el Joan Coscubiela s'ha fet un bloc. Aquí el deixem . No era just que únicament els soferts membres dels òrgans de direcció sindical estiguèssim condemnats a les seves reflexions.

Fora conyes, el bloc està currat compta amb documentació, entrevistes, discursos... i evidentment posts, inèditament breus tractant-se d'un dels nostres. Accepten comentaris (amb moderació habilitada). Només trobem a faltar una mica més de fotos i imatge...home que això és un bloc.

En fi, que benvingut a la blocsfera jefe, ja era hora.

1 comentari:

Anselmo Lorenzo ha dit...

Estimado amigo Andrés, sigo tu blog con la animada curiosidad de un viejo tipografo. Qué no habré leido en mi vida, en las antiguas imprentas de Madrid y Barcelona, que dicho sea de paso, no son esencialmente distintas, ni las inquietudes y sueños de los que en ellas trabajan. Sigo, también con asiduedad el blog de Juan Coscubiela, en el que me reprimo de intervenir por modestia. Es una muy interesante iniciativa, una iniciativa valiente. Conociendo a la distancia, como conozco, su trayectoria y su persona, estoy seguro de que no se trata de nadar a favor de una moda. Creo que hay en su apuesta mucho de personal. Mucho de aquella ancestral necesidad de los dirigentes de nuestro movimiento obrero, de enfrentar el mundo con los brazos abiertos a todos los comentarios y opiniones. Fijaté, Andrés, que utilizo el término "dirigente", nunca el de jefe, porque no responde a la real naturaleza, de la función y personalidad, de los hombres y mujeres que elegimos para representar nuestro movimiento sindical. Los jefes instrumentan una autoridad disciplinaria, los dirigentes deben tener autoridad moral, una capacidad de dirección reconocida y renovada por aquellos y aquellas que se la delegan. Que mi entusiasmo libertario sea un acicate para que continúes con tu blog, y podamos tener el placer de seguir leyendo tus reflexiones. Saludos libertarios. Anselmo Lorenzo.