25 de febr. 2008

claus de les primàries als EUA


En Roger Morales i la Maria Freixenet em van fer arribar fa algunes setmanes un article d'en Vicenç Navarro: Cómo leer lo que está ocurriendo en las elecciones en EEUU: guía para el lector español. El Professor irat fa un repàs de com els mitjans de comunicació espanyols i catalans estan informant a la ciutadania peninsular de les primàries als EUA (especialment de les del partit demòcrata) en funció de codis erronis que generen una imatge intoxicada del tema.

L'article és breu, però fa un repàs interessantíssim per qüestions clau: com la diferència de codis ens provoca una imatge distorsionada de la política de l'imperi, les claus de les primàries del Partit Demòcrata, els efectes del bipartidisme en la participació electoral especialment de la gent treballadora, la proposta de transposició encarnada en la idea d'un Partit Demòcrata europeu...

I per fer boca, un paràgraf:

La cobertura de la realidad política de EEUU por los medios de información españoles Una de las noticias que ocuparan mayor espacio mediático en España este año serán las elecciones presidenciales de EEUU. Estas elecciones se han iniciado con las primarias de los dos Partidos mayoritarios en aquel país, el Partido Demócrata y el Partido Republicano, que elegirán a sus candidatos a la presidencia de EEUU, culminando este proceso con las elecciones Presidenciales del gobierno federal que tendrán lugar a finales de año, en noviembre. Tal largo proceso consumirá casi un año, habiéndose iniciado el pasado 4 de enero en el Estado de Iowa la carrera hacia la presidencia del país que se considera más poderoso del mundo, un país con un sistema político presidencialista, cuyas políticas, tanto domésticas como internacionales, afectan a la gran mayoría de la población mundial, incluyendo la de nuestro país. De ahí la enorme atención mediática que tal proceso absorberá puesto que de su resultado se derivaran muchas consecuencias que afectaran a nuestra población. No hay duda, por lo tanto, que es muy importante conocer lo que ocurre en aquel país. Este conocimiento se adquiere en nuestro país primordialmente a través de los medios de información españoles, que, por desgracia, reproducen con excesiva frecuencia la interpretación de la realidad estadounidense promovida por los mayores medios de información de EEUU, y que constituye la “sabiduría convencional” de lo que es, de lo que ocurre y de lo que pasará en aquel continente. En otras ocasiones el reportaje alcanza dimensiones de gran frivolidad, como ocurre en el artículo de Moisés Naim que en su columna en El País del 10 de enero “La abuela y la lagrima” atribuye la victoria de Hillary Clinton en New Hampshire al impacto que tuvo en el electorado el hecho de que esta candidata llorara durante una presentación. Tal argumento aparece también en un artículo de Mario Vargas Llosa (del cual hablaré más tarde) en un reportaje que se caracteriza por su superficialidad. Es inevitable que la lectura de aquella realidad por parte de los medios se haga según los intereses que tales medios representan o según la postura o simpatías políticas del que informa. Ni que decir tiene que hay también periodistas en España que intentan cubrir aquella realidad de una manera más objetiva. Pero incluso entre estos, detecto problemas de interpretación como consecuencia de que los conceptos, los símbolos e incluso la narrativa de la cultura política y mediática de aquel país son muy diferentes a las existentes en España y en Europa.