2 de febr. 2012

Nuño Rodrigo (Cinco Dias):Una reforma laboral para que nada cambie

Por eso las propuestas que estos días circulan no son, ni por asomo, reformas laborales, sino otra cosa. Un gesto de cara a patronal, inversores exteriores y eurotecnócratas (acabo de inventar una palabra). La reducción a 33, o a 30 días el coste del despido para las nuevas contrataciones (es legalmente imposible, además de inmoral, hacerlo retroactivo).[...]
Se puede agitar mucho y con gran vehemencia la cifra de los 5,3 millones de parados, pero si el Gobierno se limita a rebajar el coste del despido para los nuevos contratados, estos parados habrán sido solo una excusa fácil, el aprovechamiento de la crisis para imponer una agenda predefinida, pues ante estos parados se abrirá el mismo escenario de precariedad que ya les llevó a muchos de ellos a la tétrica fila del Inem.   
Sobra decir (o debería sobrar) que en la actual disfuncionalidad del mercado de trabajo algo tendrá que ver con la estructura económica y el modelo productivo. En este sentido, poco se oye. Es más, las señales enviadas por el nuevo gobierno son cristalinas: cambio de la ley de costas para construir más y deducción por vivienda para construir más. Ni una sola de las medidas del nuevo Ejecutivo parece destinada a evitar que se repita la raíz de nuestros males económicos, la citada burbuja inmobiliaria. Flaco favor a nuestros hijos.

Llegeix l'entrada complerta al bloc de l'autor