5 de març 2012

López Bulla: Rouco Varela y la contrarreforma laboral

El cardenal Rouco Varela ha mostrado su disconformidad con la declaración conjunta de la HOAC  y JOC donde analizan la llamada reforma laboral o la reforma contralaboral (que de ambos modos debe y puede decirse). Rouco está en su derecho de opinar lo que estime conveniente. Lo dudoso (por decirlo educadamente) es que esa opinión sea coincidente con el Sermón de la Montaña, una de las declaraciones más importantes y luminosas del mundo de los creyentes. Me imagino al Nazareno mesándose las barbas ante el administrativismo de Rouco.

Nótese, por otra parte, que Rouco no entra en el fondo de la cuestión. Lo suyo es un vade retro  en toda la regla. Y, así las cosas, no sería de extrañar que el contenido de la contra reforma laboral le importara una oblea al purpurado. De manera que sus dardos no irían expresamente en esa dirección sino en sofocar el espíritu razonadamente crítico de la HOAC y la JOC. Estas organizaciones, en esa tesitura, no deben pensar con su propia cabeza sino con el diktat de la Jerarquía y sus altos funcionarios. No pueden, por eso, tales movimientos estar fuera de la disciplina administrativa que impone el purpurado. Y para que no haya equívocos se manda una nota indisimuladamente autoritaria para dejar claro quién lleva los pantalones en toda la materia ya sea laica o sagrada.  Una declaración que, a buen seguro, habrá abochornado a más de un sacerdote y sacristán, a más de un monaguillo y seminarista. El resto –ya sea beaterio o beaterío— está a lo que le eche el mentado Rouco.

Continua llegint l'entrada al bloc d'en José Luis